Alejandra Azcárate y Andrea Serna encabezan la lista de las mejor vestidas del país

Ellas brillan por su sentido común, su seguridad y su desenfado contagioso: ingredientes claves para lograr el éxito en el mundo de la moda.

Alejandra Azcárate y Andrea Serna encabezan la lista de las mejor vestidas del país

1. Alejandra Azcárate

La transformación de su estilo en los últimos años es una muestra clara de su inteligencia práctica. La admiro por reinventarse  como una mujer actual, versátil y provocativa, que reconoce lo que quiere y no le teme al qué dirán.

ALEJA1

2. Adriana Arboleda

Lleva la moda en sus genes y logra expresar su sentido estético no solo en sus propuestas como diseñadora sino en su arreglo personal. Todas quieren imitarla, todas se inspiran en su estilo, por eso sabe lo que hace, sabe lo que vende y deja su huella.

AdriA

3. Andrea Serna

Siempre bien puesta, su estilo es limpio, clásico, femenino y pulido. Se nota su perfeccionismo en todos los detalles de su arreglo, así como su pasión por la sencillez y la comodidad.

AndreaS

4. Gloria Saldarriaga

Entre el arte y el buen vestir, dos de sus grandes pasiones, Gloria ha encontrado un lazo estrecho para expresarse con total libertad y originalidad. Su sello es tan único y original como el trazo de un artista.

Gloria

5. Catalina Zuluaga

Su ojo crítico y su espíritu arriesgado le permiten, con sus propuestas de vestuario, ofrecernos un nuevo mundo que rompe parámetros y redefine las reglas del buen vestir en Colombia.

CataZ

Fuente

Advertisements

Andrea Serna, Alejandra Azcarate y Francisco Leal, mejores vestidos de Cromos

alejandra_azcarate

Kika Rocha, experta en moda y directora de moda y belleza de People en Español, explicó en Blu Radio por qué la revista Cromos escogió a Andrea Serna, Alejandra Azcarate y Francisco Leal como los personajes que representan a los mejores vestidos.

Estas figuras representan “tres estilos, tres filosofías y tres personalidades que marcan tendencia con sello propio”. Encuentre aquí detalles y fotografías de estos personajes.

Fuente

Alejandra Azcarate

Portada con Alejandra Azcárate

250x700“SOY FELIZ, Y CREO EN EL AMOR”
Un viaje al interior de una mujer admirada, contestada, amada, envidiada. Hay una ‘Alejandra’ dentro de ‘La Azcárate’, y es una persona frágil y delicada.

Alejandra Azcárate polariza. Es difícil no reaccionar de manera fuerte frente a ella, positiva o negativamente. La mezcla ‘bombatómica’, como la llama, de sangre paisa y valluna sin duda contribuye, así como el personaje que ha creado en su vida pública. Aquí habla de sus amores, y abre una puerta para explorar su esencia.

Amor… por su familia

Gran parte de su familia ha vivido fuera del país, por lo que no tuvo mucha oportunidad de compartir con primos de su misma edad: su universo familiar era sobre todo adulto. Su mejor plan era visitar a los abuelos, quienes les permitían, a ella y a su hermano menor, esas pequeñas cosas que los padres no toleran. De su abuela, a quien consideró siempre como su amiga y confidente, dice: “Era una mujer con un gran sentido del humor y de un pensamiento muy abierto, generosa y ‘ gocetas’ de la vida”.

Alejandra vivió con mucha alegría y desparpajo, en un hogar en el que siempre primaron la honestidad, los valores, la libertad y el trabajo. Nunca se sintió cohibida, y siente que su personalidad franca y abierta viene de ahí. “Siempre fui muy libre. Desde niña. Cuando me equivocaba mis padres no se limitaban a regañar, sino que siempre había una conversación y una argumentación. Eso me ayudó a aprender a expresar mi pensamiento y mis sensaciones”, cuenta. Continue reading

ALEJANDRA AZCÁRATE EN LA MIRA

alejandra azcarateCon la dualidad propia de su signo, Piscis, Alejandra Azcárate despierta amores y odios desde que nació en Bogotá, el 3 de marzo de 1978.

Osada y sexy para unos, lanzada e irrespetuosa para otros, entre sus fanáticos y detractores oscila la admiración por su carácter recio, su creatividad y su humor inteligente aderezado de malicia indígena, y las críticas a su personalidad retadora, irreverente y burlona. Pero según su papá, Gerardo Azcárate, es como una jaiba gratinada: caparazón por fuera y como un flan por dentro. Continue reading